Una sola hembra de piojo pone una media de 240 huevos

Los piojos adultos viven aproximadamente 30 días adheridos al cabello y su capacidad de reproducción es muy alta. Según la Universidad de Valencia (UV), las hembras pueden llegar a poner al día hasta 8 huevos, por lo que con solo una de ellas podríamos llegar a hospedar hasta 240 huevos en un mes.  En el caso de tener varias hembras, la velocidad de propagación se multiplica y nos puede ocasionar un serio problema, de ahí la importancia de eliminar los piojos a tiempo.

Para que tu hijo no sufra las desagradables consecuencias físicas y emocionales de la pediculosis y menos aún que sus efectos se alarguen en el tiempo, es conveniente conocer bien cómo son estos insectos y cuál es su ciclo vital.

Los piojos llegan a la cabeza del niño o adulto a través del contacto directo. Una vez que se asientan, las hembras depositan los huevos o liendres con una sustancia semejante al pegamento e insoluble al agua. Las liendres se adhieren al cabello y son de color blanco o amarillento y de forma oval. Tras una semana, de esos huevos surgen los piojos jóvenes o ninfas, de coloración grisácea o amarilla, muy parecidas a los adultos pero de menor tamaño. Y por último, unos 7 días después (en torno al día 14 del ciclo), las ninfas se convierten en piojos adultos, que empiezan a reproducirse durante los siguientes 30 días, dando comienzo así a un nuevo ciclo.

En base a esto, debemos tener en cuenta que para que un tratamiento contra la pediculosis tenga garantías de éxito es necesario que transcurran al menos tres semanas desde su inicio. De esta forma nos aseguraremos de que no queda ninguna liendre ni hembra fértil capaz de reiniciar la infestación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *